Las marcas de coches detrás de scooters y patinetes eléctricos

0
27

El auge de los servicios de movilidad eléctrica compartida y el cada vez más complicado panorama de tráfico en las ciudades, con protocolos anticontaminación que impiden la circulación de vehículos de combustión, está provocando la reacción de los fabricantes de automóviles

La transformación de la industria del automóvil hace años que está en marcha y, aunque la principal apuesta de negocio sigue siendo la fabricación de coches, las marcas del sector están virando hacia la reconversión en proveedores de movilidad eléctrica.

Primero empezaron desarrollando vehículos eléctricos de corto alcance a modo de prueba, pero la reducción del espacio en las ciudades, el avance tecnológico y la proliferación de actores externos (como las bicicletas o las empresas de carsharing) les ha llevado a incorporarse de lleno en el mundo de la micromovilidad y concretamente en el de los sistemas personales de movilidad eléctrica.

Los fabricantes de automóviles estás buscando cada vez más nuevas maneras de mover a la gente, incluyendo la explotación del auge de las bicicletas y los patinetes eléctricos, una solución para ofrecer a sus clientes otro tipo de movilidad, a la vez que abren una nueva línea de negocio que puede ser muy lucrativa para ellos.

Cada vez más marcas se apunta al concepto movilidad

Audi ya anunció el desarrollo de su patinete eléctrico e-tron, casi un año después de anunciar su SUV e-tron totalmente eléctrico. Otros fabricantes de automóviles, como Peugeot, BMW, Volkswagen, Skoda, Ford y Seat ya han estado explorando el mercado de la micromovilidad eléctrica a través de la colaboración con players ya asentados dentro del sector.

La evolución es imparable y el transporte urbano se aleja cada vez más de los pequeños utilitarios urbanos que antes eran indispensables y que suponían una buena parte de la cartera de negocios de los fabricantes de automóviles y es que los nuevos protocolos de contaminación, están llevando a los fabricantes de coches a un escenario totalmente distinto que ya no es el de fabricar coches y dar servicios de movilidad eléctrica a sus potenciales clientes.

Los datos de ventas de bicicletas eléctricas están actualmente en su punto más alto y la oferta de patinetes y scooters eléctricos crece de forma abrumadora, sobre todo con modelos que provienen de China, con un precio que los hace muy interesantes a la hora de ahorrarse unos euros en el transporte diario.

Streetmate y Cityskater de Volkswagen

Sin ir mas lejos una marca como Volkswagen presentó dos prototipos de patinetes eléctricos en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra de 2019. El primero es el Streetmate, que es un dispositivo de rango medio diseñado como un cruce entre una bicicleta y un patinete. El motor de 2,7 caballos de fuerza permite que el patinete de unos 65 kilos alcance unos 45 kilómetros hora, y la batería de 1,3 kWh se puede recargar en poco más de dos horas y le da al patinete un alcance unos 33,8 kilómetros.

El segundo patinete eléctrico de Volkswagen es el Cityskater, que está diseñado para viajes de última milla. Este patinete plegable tiene dos ruedas delanteras y una rueda trasera. El Cityskater funciona con un motor de 0,5 caballos de fuerza que puede alcanzar velocidades máximas de unos 19 kilómetros la hora. También tiene una batería de 0,2 kWh que le da un alcance de 14 kilómetros y tarda menos de una hora en cargarse al 50 por ciento.

SEAT es otra de las marcas más activas entre los fabricantes de coches que quieren entrar en este mercado y muestra de ello es su patinete eléctrico EXS KickScooter y ahora para 2020 el e-Scooter, el scooter eléctrico de SEAT, con una potencia de 11 kW, equivalente a un motor de 125 cc. Puede transportar a dos personas, es capaz de alcanzar los 100 km/h y tiene una autonomía de 115 kilómetros, más que suficiente para los recorridos urbanos del día a día.

Al igual que Seat, antes otros fabricantes han dado el mismo paso, sin ir más lejos, BMW anunció un patinete eléctrico el BMW Motorrad X2City, un patinete eléctrico de alta gama que ofrece una buena autonomía y ruedas especialmente grandes, pero a un precio excesivo, nada menos que 2.400 euros.

 

Desde hace ya años, Peugeot cuenta con una división de diseño de bicicletas que en los últimos años están explotando la electrificación de este vehículo, sin ir más lejos ya cuenta con 18 modelos, desde bicicletas urbanas, deportivas, de carretera, mountain, de paseo, una gama muy amplia con precios y necesidades muy diversas.

Skoda presentó en abril un concepto de movilidad llamado Klement, como muestra de su visión de la micromovilidad eléctrica. Esta bicicleta monta un motor de rueda trasero de 4 kilovatios y logra una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora.

Pero la realidad de todo esto es que la mayoría de los fabricantes de coches no construyen sus propias bicicletas y scooters eléctricos, sino que se asocian con otras compañías para utilizar sus productos cambiándoles el nombre y los anagramas.

Las necesidades de movilidad crecen como la espuma y para las marcas de coches es mucho más fácil y más barato, arrancar de esta forma que montar desde cero toda la infraestructura necesaria para su desarrollo.

Pero la guerra no hizo más que empezar,  una vez que las compañías de automóviles vean que esto no va sólo de fabricar coches y que la movilidad y la tendencia ECO está aquí para quedarse, no tendrán más remedio que entrar de lleno en la producción de alternativas ECO para la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here